Arranca la vendimia más grande del mundo

Todo está ya preparado para que arranque, un año más, la campaña de vendimia en el mayor viñedo del mundo, Castilla-La Mancha, con unas expectativas halagüeñas; aunque la producción va a ser algo más baja que la del pasado año, la calidad de la uva es muy buena.


Además, las bodegas y cooperativas no tienen excedentes en los depósitos, es decir, han vendido todo el vino de la pasada campaña y en esta nueva esperan hacer lo mismo. Eso sí, los precios serán de nuevo el caballo de batalla entre productores e industriales.


En un artículo de opinión enviado a los medios, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, asegura que la vendimia que se presenta en la región va a ser «paradójicamente normal», aunque consideró que el sector es «insuficientemente transparente» ya que genera los precios de la uva o del vino «sin disponer de toda la información».



Señaló que «es cierto que en los últimos años se han producido algunos avances como exigencia de contrato de compraventa entre viticultores y bodegas o pago de la uva a 30 días «que ayudan a garantizar los derechos de los distintos eslabones de esta cadena agroalimentaria tan especial».


Sin avances en existencias
Para Martínez Arroyo, «la reciente creación de la Interprofesional del Vino en España parecía que iba a suponer un aumento de la transparencia, básicamente porque la forma de calcular las aportaciones de las bodegas al fondo de promoción de la Interprofesional se apoyará en las declaraciones de producción y de existencias, que deben realizar las empresas».


«Pero después de un año de puesta en marcha de estas declaraciones, todavía hoy desconocemos datos fiables sobre las existencias de vino y mosto en las bodegas. Incluso, la información de que se dispone es menos completa que la que existía en campañas anteriores. Evidentemente, cuando el sistema funcione, se tendrá más información, pero el sector no debe esperar más tiempo para conocer estos datos tan valiosos», lamenta el consejero castellano-manchego.


En cuanto a la campaña, desde la organización agraria Asaja se indica que la vendimia ha comenzado unos doce días más tarde que el pasado año con la recogida de las variedades tempranas, como la chardonnay o la moscatel, y se extenderá en los próximos días con los tempranillos, el verdejo y el airén.


La sectorial de la organización agraria calcula una producción de 23 millones de hectolitros de vino y mosto, un producción que se asemeja a la media. Unas previsiones que se han tenido que ajustar a la baja por las deficiencias en la floración y en el cuajado de la uva, debido principalmente a la sequía que sufre el campo.


Asaja insistía en la obligación del operador de dar a conocer al viticultor los precios de su producto antes de entregar la cosecha.


También la Federación Regional de Vinos, Alcoholes y Mostos, Fevin, aseguraba ayer en un comunicado que la calidad será muy buena y recomendaba a los productores realizar la vendimia en el momento óptimo de maduración, para preservar esa calidad.


En la
D.O. La Mancha
se indicaba que la calidad de la producción está asegurada en términos generales, según remarcan los propios viticultores. Así, se constata en puntos como Villarrubia de los Ojos, cuya cooperativa,

El Progreso

, ya iniciado la recogida de la blanca chardonnay; una variedad de uva con un ciclo de maduración más rápido que requiere por tanto de unas condiciones de vendimia más específicas y cuidadas. «Permiten blancos muy aromáticos, más untuosos en boca con una buena relación de acidez-grado con buena respuesta en el segundo y tercer año de vida», comentaba Juan Nieto, director técnico en Bodegas El Progreso, de Villarrubia de los Ojos.


También en

Vinícola de Tomelloso

la vendimia de chardonnay es nocturna, de manera mecanizada, asegurando así que «la uva entre en bodega con en las primeras horas del día, cuando el calor no es todavía excesivo». Se trata de una de las tónicas habituales cada vez más extendidas en las bodegas acogidas a la DO La Mancha.


Mujeres vendimiando- M. Cieza
Los trabajadores
Para que no se produzcan situaciones abusivas para los temporeros que durante estos días llegan a la región para ganarse la vida en la vendimia, Cáritas Diocesana de Ciudad Real ha puesto en marcha su Campaña de Temporeros 2016, que tiene como lema «Juntos por el trabajo digno». Una iniciativa que, además de incidir en los derechos de las personas temporeras, hace una llamada de atención sobre la «subcontratación ilegal».


Entre las acciones más significativas que detalla la organización en la campaña se encuentran las tareas de informar y sensibilizar a las comunidades de acogida de temporeros sobre la necesidad de mejorar las condiciones laborales de estas personas.


Además, esta campaña pretende analizar las condiciones de vida de las personas temporeras y movilizar a los agentes que influyen en las campañas de temporeros; informar, orientar y cubrir las necesidades básicas de las personas temporeras y promover unas relaciones laborales justas.


Mientras, el sindicato CC.OO. en Castilla-La Mancha advertía que está vigilando que «no se repitan las infracciones y fraudes laborales de anteriores campañas agrícolas», una situación para lo que está realizando visitas a distintas zonas donde hay más personas trabajando en estas campañas.


El sindicato realizaba esta valoración en referencia a los datos publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social del número de trabajadores extranjeros afiliados a la Seguridad Social, que ha crecido en 491 personas (6,47%) respecto al año anterior, hasta los 60.191 trabajadores foráneos. 34.916 pertenecen a la Unión Europea (UE) y 25.275 son de otros países, lo que convierte a Castilla-La Mancha en la novena región que más afiliados extranjeros y que aumenta con los trabajos que se realizan en campañas agrícolas, como la vendimia, durante el período estival en la región.


Ante esto, el sindicato informa de que continúa con su campaña «Contra la explotación y las mafias, acude a CC.OO.», que consiste en la realización de estas visitas de vigilancia a zonas agrícolas para garantizar el cumplimiento y el respeto de los derechos de los trabajadores y evitar que «se repitan irregularidades ocurridas otros años».


«El problema está cuando por parte de algunos empresarios sin escrúpulos se cometen fraudes y explotación laboral, no respetando los derechos de estas personas, no cotizando por el tiempo real trabajado o no pagándoles el salario estipulado en convenio», denunciaba la secretaria regional de Empleo y Migraciones de CCOO, Lola Santillana.
Read The Rest at : ABC.es

Top News