“Cuando llegué a la calle vi el pueblo, mi vida, destrozado”

El pueblo italiano de Amatrice, la zona más devastada por el terremoto que ha golpeado Italia, todavía no ha descansado y no piensa hacerlo en los próximos días, hasta agotar sus fuerzas para encontrar supervivientes a la tragedia. Desde ayer, no han encontrado a nadie más con vida, solo cadáveres. Pero quedan montañas de escombros debajo de las cuales hay esperanzas, aunque cada vez menos. Un día después de la catástrofe , la cifra de víctimas asciende a 241. Hay 270 heridos hospitalizados y unas 5.000 personas entre policías, bomberos, soldados y voluntarios trabajan en las operaciones de rescate, según fuentes de Protección Civil citadas por Reuters. Seguir leyendo .
Read The Rest at : El País

Top News